El camino de los dioses

Tori (entrada) de un templo sintoísta. Fuente: Flickr

Una niña de unos ocho años, corre asustada a través de los toris de un templo. Sólo el sonido de los pies, subidos en unos zancos de madera, resuenan en el pavimento. A ambos lados de la niña y su kimono, el rojo y el negro de las columnas de madera se mezclan, confundiéndose con el entorno. Esta es una de las escenas  del filme Memorias de una geisha, un claro ejemplo de cómo la religión sintoísta envuelve a toda una sociedad, convirtiéndose en una forma de vida.

El libro El camino de los Kami, publicado en 2008 por Satori Ediciones por Sokyo Ono refleja el estudio de toda una tradición de religión sintoísta en Japón. El Camino de los Kami, que se ha convertido en todo un referente de esta religión desde la fecha de su publicación, cuenta ya con varias ediciones.

El sintoísmo, del japonés Shinto ((神道 shintō), es la religión nativa y preponderante de Japón, y tiene sus orígenes en el siglo I antes de Cristo. El sintoísmo puede traducirse como el ‘camino de los dioses’ y proviene de los kanjis (escritura) chinos shen (espíritu) y dao (camino). Aunque no se tiene muy claras sus características fundacionales o su fecha exacta, ArteHistoria le atribuye su nacimiento en la prehistoria japonesa.

Esta religión, que se ha convertido en una de las más interesantes y curiosas del mundo, se basa en la adoración de los kami, es decir, espíritus de la naturaleza. Estos kamis se aplican a los principios benéficos y maléficos del agua, la tierra y los seres divinizados (lo que se conoce como el bien y el mal en occidente o el yin y el yan en oriente). Según consta en el Kojiki, existían más de ocho millones de kamis, lo que en japonés significa que su número es infinito.Esto es debido a que a parte de las deidades más conocidas, existen kamis locales, regionales…  algunos de estos son las corrientes de agua, los ríos, las montañas, las flores, etc.  Algunos kami son oni (dioses maléficos y  vengativos).

El shinto se compone tanto de las creencias religiosas, como de los ritos y actitudes frente a la vida que forman parte de esas creencias. En la actualidad, más que creencia religiosa, sus ritos y tradiciones son aplicados a la sociedad japonesa, convirtiéndolo en un estilo de vida. Por ejemplo, cuando un japonés dice ‘que aproveche’ antes de comer (itadaki-masu), no sólo está bendiciendo a quien ha preparado la comida, sino que está dando las gracias a la naturaleza por suministrarle esos alimentos.

Existen cuatro afirmaciones básicas por las que se rige el shinto y que se recogen en la web buddhachannel, a saber: afirmación de la tradición y la familia (los ritos vitales del nacimiento o el matrimonio, unido a los saberes que se transmiten de generación en generación. Son muy importantes los ancestros y su respeto); la afirmación del amor a la naturaleza (la naturaleza es sagrada, pues de ella depende nuestra existencia- el aire, el agua, la tierra…); la afirmación de la limpieza personal (purifican de ese modo su alma, ya que no pueden estar ‘sucios’ en presencia de los dioses o naturaleza). Es por ello por lo que existe una gran tradición de lavarse mutuamente o ir a baños o aguas termales cada cierto tiempo para limpiarse el cuerpo; la afirmación de los matsuri (festividades en honor a los dioses).

Monjes sintoístas de camino al templo. Imagen:buddhachannel

Actualmente existen más de 110.000 templos sintoístas en Japón, cada uno de los cuales venera a una divinidad u objeto. Es el caso del gato blanco o dorado que solemos encontrar en los chinos. Aunque los occidentales piensan que es un objeto chino, en realidad proviene de una leyenda japonesa. Se dice que en una noche de fuerte tormenta, un hombre se refugió en un templo y un gato pequeño, llamándolo con su garra para que fuera hasta él, hizo que el hombre se salvara de la muerte causada por un rayo. En Japón existe un santuario dedicado a ese gato por ejemplo, o a dioses como los ríos, las montañas, etc.

RITUALES MÁS CONOCIDOS

Año Nuevo. Los japoneses van a los templos a dar las gracias a la naturaleza por el nuevo año que les ofrece. Para ello, el monje en cuestión encargado del templo zarandea sakaki encima de las cabezas de los ciudadanos y después se pide deseos para el año nuevo, comen un festín y sake en el templo y hacen ‘la hoja de la fortuna’, aunque ésta se puede hacer durante todo el año. La hoja de la fortuna se compra en los templos y en ella pone el destino del que la posee, que puede tener mala, buena o muy buena fortuna. Si es negativa, el papel debe ser doblado y dejado en un lugar especial del templo para que la negatividad sea recogida por la naturaleza.

Hojas de la buena suerte amarradas en un templo sintoísta. Fuente: Fickr

kimi-ni-todoke-capitulo-25-final-sub-esp

(Desde el minuto 9:10, año nuevo en una templo sintoísta) Anime Kimi ni Todoke.

Matsuri de primavera o invierno (3 de marzo). Se realiza para ahuyentar a los malos espíritus y pedir buenas cosechas.

 ARQUITECTURA SINTOÍSTA

En Japón, y debido al sintoísmo, la cultura y la sociedad así como la geografía deben de regirse por el equilibrio y la armonía y esto se refleja también en su arquitectura, incrustada en la propia naturaleza. Como dice el blog de arquitectura crazyforarchitecture, cada elemento tiene su lugar y tamaño y existe en relación con los demás.  Así, los templos sintoístas deben integrarse dentro de la propia geografía característica del lugar. Es por ello que los torii (puertas del templo), se pueden encontrar en mitad del agua o en las montañas como algo usual. El torii es el primer gran símbolo del templo, ya que es una puerta que une a dos mundos. Uno de los más conocidos es el del templo de Itsukushima, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1996.

Torii de Itsukushima, en la isla de Itsukushima (Japón). Fuente: japónenimagenes

Además del torii, los templos constan de otras partes, como el temizuya (lugar donde se lavan para purificarse antes de entrar al templo), el camino que conduce al santuario y el lugar propiamente sagrado.

ALGUNAS CURIOSIDADES

-El kami más conocido por todos es Amaterasu o diosa del Sol. Esto se traslada incluso a los animes (animaciones del manga o cómic japonés), que poseen un gran contenido religioso. Así, en el anime Naruto, un joven ninja de una aldea, explican su fuerza y la de los contricantes en relación con los chakras o puntos vitales del ser humano. Cada individuo tiene un poder (en relación con el agua, fuego, aire o tierra y sus variantes- rayo, madera-). El clan de los Uchiha tiene el poder de la técnica ‘amaterasu’, una técnica prohibida conocida como las llamas del infierno. Esta técnica invoca llamas que no se extinguen (esto es debido a que el sol es el principal motor de la tierra y el que controla la vida y la muerte de los organismos que en ella viven).

-Las tumbas de los infantes y los bebés que no han nacido o recién nacidos tienen una parte importante en los templos sintoístas. Su caracterización es la de un tótem de piedra con babero y gorro de lana, para simbolizar que se trata de un niño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s